ELIZABETH PEYTON: PINCELADAS CORTAS Y FIRMES

“Isa (Isa Genzken 1980)” (2010, óleo sobre tabla, 35.6 x 27.9 cm), de Elizabeth Peyton.

“Isa (Isa Genzken 1980)” (2010, óleo sobre tabla, 35.6 x 27.9 cm), de Elizabeth Peyton.

En los años 2010 y 2011, Elizabeth Peyton continuó pintando retratos, tanto de su círculo de amistades como de los artistas y personalidades que le atraen, sólo que ahora ha dejado a un lado su paleta de colores brillantes, y se ha inclinado por los matices opacos, tal vez tratando de reflejar un periodo más reflexivo o maduro. En “Isa (Isa Genzken, 1980)” (2010, óleo sobre tabla, 35.6 x 27.9 cm) pinta a Isa Genzken, cuando la artista alemana tenía 31 años de edad, en 1980, en la época de sus “Series del oído”; aunque Peyton conserva la característica de retratar a su modelos en la juventud, es decir, en su época más atractiva físicamente, no usa los colores brillantes ni pinta los labios de Genzken de color cereza, al contrario, en este cuadro la boca casi parece una sombra del rostro; no sé si la admiración de Peyton por Genzken se remonta a los años ochenta, cuando Genzken estaba casada con el pintor Gerhard Richter y realizaba esculturas de yeso y de hormigón, o a los  años noventas, cuando trabajaba con esculturas de resina epoxídica traslúcida y de acero, o al año 2006, cuando editó el libro de collage I Love New York, Crazy City, o al año 2007, cuando participó en la Bienal de Venecia con una instalación que combinaba superficies con espejos y objetos de la cultura de consumo, o al año del 2010, cuando instaló, en el New Museum de Nueva York, Rose II, una réplica de Rose, la escultura de una rosa, con su tallo y hojas, de acero y laca, de 8 metros de altura, que se encuentra en el Museo del distrito de Leipzig, Alemania; el paralelismos entre la escultura Rose II, de Isa Genzken, y el cuadro “Isa (Isa Genzken, 1980)”, de Elizabeth Peyton es notorio: el tallo azul pálido-las franjas de blusa blanca y el arete color azul pálido; las hojas azul grisáceas y las sombras en el edificio-el rostro pálido y sombreado, y la mirada fija en el espectador; los sépalos verdes, firmes y puntiagudos, y los pétalos color rosa-la cabellera marrón, despeinada por el viento. El retrato de Isa Genzken parece que causó una profunda impresión en Peyton, pues un año después pintó “Elizabeth Peyton (Self Portrait), Berlín, 2011” (2011, óleo sobre tabla, 38.1 x 27.9 cm), un autorretrato, en Berlín (ciudad donde vive y trabaja Isa Genzken), en el cual utilizó la misma postura y colores que en “Isa (Isa Genzken 1980)”, sólo que aquí la pintura está más diluida, por lo que le imprime al cuadro un aspecto más acuoso.

También en “Kanye” (2010-2011, oleo sobre tabla cubierta de lino, 38.1 x 31.1 cm) utiliza la pintura diluida, pero en el retrato del conocido cantante de hip hop las pinceladas son cortas y firmes, como si las hiciera con los dedos, y los trazos –podríamos contarlos- son menos finos, pues la artista está más interesada en captar la personalidad desafiante de Kanye West que en suavizar sus rasgos del rapero ganador de 18 premios grammy.  Durante la época navideña, del 2012, Kanye posaría para unas fotografías con el retrato que Elizabeth Peyton pintó, como si sostuviera alguno de sus tres discos colocados en la lista de los 500 mejores de la historia, según la revista Rolling Stone.

“Nate (Nate Lowman, NYC, 2011)” (2011, óleo sobre tabla, 35.6 x 27.9 cm) es el retrato del artista norteamericano del grafiti, la tornamesa, la apropiación y el collage, avecindado en el barrio Tribeca de Nueva York (mejor conocido por haber sido novio de la actriz Mary Kate Olsen); Lowman posa sentado, y viste una camisa blanca y un pantalón del mismo color;  el cuadro es claro y luminoso, salvo por el pelo café peinado hacia la derecha, que se refleja en la pared del lado izquierdo, y el rostro bien definido de Lowman, que observa, supongo, a la pintora, aunque su mente parece viajar hacia otro lado, tal vez piensa en sus pinturas de orificios de balas, o de caritas felices, o de fotografías sacadas de las noticias, a las cuales da un segundo o tercer significado. En una entrevista para la revista Interview, Nate Lowman declaró “El trabajo está en tu mente, tanto que cuando alguien te pide que hables acerca de él, es como ‘¿Qué parte?’”[1]; y, precisamente, esa expresión de interrogación es la que se ve en el rostro del artista que retrató Elizabeth Peyton.

(Escrito por Armando Gerardo Santos Uruñuela)


[1] “The work is on your mind so much that when someone asks you to talk about it, it’s like, ‘Which part?’”. Entrevista de Leo Fitzpatrick a Nate Lowman. Sección Art. Interview magazine. Junio del 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: