ELIZABETH PEYTON: RETRATO DE LA CIUDAD

“West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008” (2008, óleo sobre tabla, 22.9 x 14.2 cm, Colección Mitzi y Warren Eisenberg), de Elizabeth Peyton.

“West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008” (2008, óleo sobre tabla, 22.9 x 14.2 cm, Colección Mitzi y Warren Eisenberg), de Elizabeth Peyton.

Otra faceta, de la obra de Elizabeth Peyton, es el retrato del paisaje citadino con un toque de naturaleza muerta. “West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008” (2008, óleo sobre tabla, 22.9 x 14.2 cm, Colección Mitzi y Warren Eisenberg), según la crítica de arte neoyorquina Suzane Hudson, “se revela como un punzante réquiem, pese a su frenética intensidad urbana”[1]. Peyton pinta su paisaje urbano neoyorquino como un retrato de la ciudad; por tanto, las características de su obra, con modelos humanos, también se encuentran presentes en esta obra: el encuadre fotográfico, los marcados contrastes de colores, la idea de comunidad, las pinceladas acuosas, la atención a los detalles. En el cuadro de Peyton, el Greenwich Village, el barrio neoyorquino de los rebeldes e inconformes, bautizado por el artista Marcel Duchamp y el periodista John Reed como “La República de Bohemia” (los dos borrachos se treparon al Arco de Washington, y se negaron a bajar de ahí, hasta que el alcalde de Nueva York accedió a sus pretensiones bautismales), no es el retrato de una ciudad ideal, construida según los principios de racionalidad y simetría, sino la celebración de la vida, el festejo de un barrio hermoso por su diversidad étnica, cultural, sexual e intelectual, capturado en pequeñas pinceladas de colores opacos y líneas inclinadas.

En el cuadro se aprecia el edificio O’Toole, una mole blanca diseñada por el arquitecto Albert Ledner, por encargo del sindicato de marineros y estibadores National Maritime Union (NMU), inaugurado en mayo de 1964, con el nombre de Joseph Curran Building (nombre del Presidente del sindicato), que parece un barco anclado en pleno Greenwich Village; dicho edificio fue adquirido por el St. Vincent Hospital, el año de 1973, renombrado Edward & Theresa O’Toole Building, dedicándose a la atención ambulatoria, la instrucción universitaria (New York Medical College) y la consulta médica. El Saint Vincent Catholic Medical Centers era un sistema de salud que tenía como hospital insignia al St. Vincent’s Hospital Manhattan, fundado el año de 1849 (a la reconocida poetisa norteamericana Edna St Vincent Millay le pusieron ese nombre porque a su tío Charlie lo atendieron muy bien en el mencionado nosocomio), que inició en una pequeña casa de ladrillo, en West 13th Street del Greenwich Village, con treinta camas, que ponía énfasis en la atención a los pobres y desvalidos; ya en el edificio O’Toole, se convirtió en un símbolo del sistema hospitalario neoyorquino y fue el hospital principal que atendió desde las víctimas del naufragio del RMS Titanic, el 14 de abril de 1912, los enfermos de SIDA, a partir de la década de los ochenta, hasta los heridos del ataque terrorista, del 11 de septiembre del 2001, al edificio World Trade Center; su lema era “Respeto, Integridad, Compasión y Excelencia”. El año 2005, debido a los costos de su mantenimiento, el el St. Vincent Hospital entró en bancarrota, pero gracias a una exitosa reestructuración salió de la quiebra el año 2007; sin embargo, en nombre de la “modernización” se anunció el plan de construcción, en colaboración con la Organización Rudin, un desarrollador local, del Saint Vincent Catholic Medical Center, un complejo de varios edificios que implicaba la demolición de nueve construcciones históricas ubicadas en la West 11th y 12th Street, cerca de la Séptima Avenida, que incluían al edificio O’Toole, uno de los primeros en romper con la corriente modernista, esto provocó el disgusto de los vecinos del Greenwich Village, tales como la Greenwich Village Society for Historic Preservation y the Municipal Art Society. En el año 2008, cuando la controversia del Saint Vincent Catholic Medical Center estaba más candente, fue pintado el cuadro “West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008”, de Elizabeth Peyton, como una muestra de su amor a la ciudad y a un sistema hospitalario compasivo. Por desgracia la historia del St. Vincent’s Hospital no tuvo un final feliz: la Landmarks Preservation Commission aprobó el Plan del Saint Vincent Catholic Medical Center, en julio del 2009; pero los edificios no llegaron a construirse, porque la pésima situación financiera del hospital (tenía un pasivo de mil millones de dólares) lo impidió, de manera que el 6 de abril de 2010, el Consejo de Administración de Saint Vincent Catholic Medical Center, encabezado por Alfred E. Smith IV, votó a favor de autorizar el cierre de los servicios del hospital St. Vincent de Manhattan; la bancarrota se declaró el 14 de abril del 2010, y su cierre, el 30 de abril del 2010, luego de 161 años de otorgar servicios médicos a los neoyorquinos. En los meses previos al cierre del Hospital St. Vincent de Manhattan, la familia Rudin estaba esperando para llevar a cabo la adquisición de las propiedades inmobiliarias del St. Vincent, para convertirlas en condominios de lujo, esto originó una investigación por el Fiscal de Distrito de Manhattan, para determinar si los administradores intencionalmente llevaron a la bancarrota al Saint Vincent Catholic Medical Center, de modo que pudiera ser vendido a la familia Rudin, pero no encontraron nada ilegal (o no quisieron encontrar nada ilegal), y los edificios hospitalarios se convertirán en un complejo de torres de condominios de lujo y una nueva construcción sustituirá al Hospital St. Vincent de Manhattan.

El retrato del paisaje citadino es una veta que Peyton debería explotar con más denuedo, como sugiere Nadia Tscherny, en el artículo citado de la revista Art in America: “West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008, captura la calidad de una calle de Nueva York: el bullicio transitorio, pero animado al nivel del suelo y la permanencia de la arquitectura monumental más arriba. Se sugiere que Peyton podría hacer por el género críticamente descuidado del paisaje urbano lo que ella ha hecho por el del retrato”[2].

(Escrito por Armando Gerardo Santos Uruñuela)


[1] Art Now. Vol. 3. Artículo “Elizabeth Peyton”, de Suzanne Hudson. Editorial Taschen, 2008. Pág. 376.

[2] “West 11th Street, Greenwich Avenue, and 7th Avenue, New York City, 2008, captures the quality of a New York street: the transient but lively bustle at ground level and the monumental permanence of the architecture above. It suggests that Peyton might do for the critically neglected genre of the cityscape what she has done for portraiture”. Elizabeth Peyton. Beautiful people, de Nadia Tscherny. Revista Art in America, pág. 106. Febrero del 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: