ELIZABETH PEYTON: DIARIO DE VIAJES Y LÁPICES DE COLORES: NICK, TONY, RIRKRIT, ELIZABETH Y MARC

“Savoy (self-portrait)” (1999, lápices de colores sobre papelería de hotel, 21 x 15 cm, Colección privada, Berlín), de Elizabeth Peyton.

“Savoy (self-portrait)” (1999, lápices de colores sobre papelería de hotel, 21 x 15 cm, Colección privada, Berlín), de Elizabeth Peyton.

Elizabeth Peyton tomó de modelo a su amigo el cineasta Nick Relph en una serie de cuadros realizados a manera de diario de viajes: “Nick (Chateau Marmont, Los Ángeles, September, 2002)” (2002, óleo sobre lienzo, 101.6 x 76.2 cm, Colección de David Teiger), una pintura grande, comparada con los pequeños cuadros que acostumbra pintar la artista, basada en una foto que Peyton le tomó a Relph en el famoso hotel angelino Chateau Marmont, en la cual Nick luce un tanto acartonado –posteriormente, Peyton  hizo una versión en blanco y negro de la fotografía: “Nick L. A.” (2002, impresión grabada en tinta sepia sobre papel Somerset, 54.61 x 49. 53 cm, Gavin Brown’s enterprise, Nueva York)-; “Nick (La Luncheonette, September 2002)” (2002, óleo sobre tabla, 18.4 x 22.9 cm, Colección de Karen y Andy Stillpass), un retrato monocromático en tonos oscuros, de Nick de perfil, en Close-up; “Nick (First drawing)” (2002, lápices de colores sobre papel, 22.2 x 15.2 cm, Colección David Teiger), el primer dibujo de la imagen de Nick Relph; “Lunch (Nick)” (2003, acuarela sobre papel, 79.9 x 57.2 cm, MOMA, The Judith Rothschild Foundation Contemporary Drawings Collection Gift), este retrato, pintado durante una visita de Relph a la casa de Peyton en Long Island, muestra a Nick almorzando; este es un cuadro inusual, no sólo porque Peyton acostumbra pintar pocas acuarelas, sino porque el formato “grande” le dio más libertad a la artista para manejar su pinceladas, especialmente las de las rayas rojas y azules de la camisa, que parecen gotas deslizándose por el cuerpo del joven retratado; “Nick (Poquatuck Park)” (2003, carboncillo sobre papel de color, 29.2 x 22.9 cm, MOMA, The Judith Rothschild Foundation Contemporary Drawings Collection Gift), dibujo al carboncillo, con trazos firmes y rápidos, de Nick recostado en el Parque Poquatuck, en Long Island; y “Green Nick” (2003, lápices de colores sobre papel, 15.2 x 21.6 cm, Colección Isa Genzken, Berlín), un dibujo en lápiz de color verde, en el que se aprecia a Nick sobre la hierba, mientras que arriba, en el horizonte, observamos un paisaje rural: una reja, unas casas campestres y unas árboles de ramas desnudas, parecidos al árbol del cuadro “Orient”, en North Fork, Long Island, Nueva York.

“Nick Green” forma parte de una cadena de dibujos a lápices de colores que iniciaron con “Tony (November)” (1999, lápices de colores sobre papel, 22.2 x 15.2 cm, Colección privada, Nueva York), en el que Tony Just observa al espectador, mientras yace en una cama, cubierto por una sabana dibujada con algunos trazos superficiales de magenta y violeta; al fondo, vemos la pared de la recámara, realizadas con firmes y apretadas líneas verticales de color naranja, que se extienden, mezclados con ondas color, a la cabellera de Just, que contrastan con el suave amarillo de la almohada de Tony, cuyo rostro, como de costumbre, está finamente delineado. En “Savoy (Tony)” (1999, bolígrafo sobre papelería de hotel, 14.6 x 10.2 cm, Colección de Patricia y Morris Orden, Nueva York), Peyton también dibujó, con un bolígrafo azul, a Tony durmiendo -boca abajo, abrazando una almohada-, pero está vez en un papel membretado del Hotel Savoy, de Londres; la misma escena sería reproducida en el cuadro al óleo del mismo nombre: “Savoy (Tony)” (1999, óleo sobre tabla, 35.6 x 41.9 cm, Emanuel Hoffmann Foundation, en préstamo permanente a Öffentliche Kunstsammlung Basel); y en la acuarela “Savoy Tony Oct 1999” (2000, acuarela sobre papel, 31 x 22.8 cm, Gavin Brown’s enterprice, Nueva York). Lo mismo ocurriría con “Pierre” (2000, lápices de colores sobre papelería de hotel, 26.7 x 18.4 cm), en el que el dibujo, apenas un boceto con lápiz café, del “Bello durmiente”, se realizó sobre una papelería del hotel The Pierre, de Nueva York, de la cadena Four Season; al lado del membrete, se aprecia una serie de flores rojas alineadas, que forman parte del estampado de una cortina de la ventana del cuarto; esto lo sabemos porque la misma escena fue reproducida en ““Pierre” (2000, acuarela sobre papel, 67.94 x 103.50 cm, Orlando Museum of Art), una acuarela que muestra el plácido sueño de Tony Just, en la cama del lujoso hotel; también “Pierre (Tony)” (2000, acuarela sobre papel, 40.64 x 50.8 cm, Colección Lorenzo Sassoli Bianchi), acuarela de mayor tamaño, que reproduce, en pocas pinceladas –sombras y contornos-, la misma escena, pero como si la viéramos detrás de una ventana en un día lluvioso. Menos afortunado resulta el dibujo “Rob” (1999, lápices de colores sobre papel, 22.4 x 25.4 cm, David Zwirner, Nueva York), una buena ilustración de trazos firmes, pero convencional e inexpresiva. Mejor suerte corrió “Poo (Rirkrit)” (2001, lápices de colores sobre papel, 14.9 x 21.9 cm, Colección privada, Gavin Brown’s enterprise, Nueva York), en el que el artista Rirkrit Tiravanija aparece acostado en un sofá; el boceto de los muebles del cuarto -unos cuantos trazos en fucsia, naranja y celeste- contrasta con el dibujo, en la parte superior derecha, de un paisaje lleno de pagodas, y la imagen de Rirkrit, vestido con una camiseta azul marino y un pantalón verde oscuro, quien se encuentra en una pose desfavorecedora: enseñando panza, con unos lentes pasados de moda y un peinado descuidado. Peyton también retrató a su ex marido en “Rirkrit Reading” (2002, aguafuerte, composición 25 x 20 cm, hoja 43.5 x 36 cm, MOMA, Fondo Donald B. Marron), en el que Peyton, con unos cuantos trazos, dibujó la figura de Tiravanija sentado, leyendo una revista de arte, con unos anteojos, una bufanda en el cuello y una larga y oscura cabellera cayendo sobre sus hombros; el aparente desaliño y la falta de glamour reflejan la personalidad y el arte de Rirkrit Tiravanija, quien se ha destacado por sus instalaciones y acciones que promueven la idea de una comunidad, a través de la comunicación e interacción entre el artista y el público (por ejemplo, el ensayo de una obra de guiñol; la instalación de una cocina en una sala de exposiciones; y la construcción, dentro de un museo, de una casa).

Por su colorido y composición, el dibujo sobre papel membretado mejor logrado de Peyton fue su autorretrato “Savoy (self-portrait)” (1999, lápices de colores sobre papelería de hotel, 21 x 15 cm, Colección privada, Berlín), en el que dibuja, sobre un papel con el sello del Hotel Savoy de Londres, su imagen de cuerpo entero, tomando un fotografía; el autorretrato está hecho con la técnica de las ilustraciones de los vestidos de moda, salvo por el peinado y el rostro finamente trazados. “Savoy (self-portrait)” fue una de las obras Peyton seleccionadas para la exposición colectiva “Drawing now: Eight propositions” –“Spencer” (1999, lápices de colores sobre papel, 21 x 15.2 cm) y “Chloe (Gold)” (2001, lápices de colores sobre papel, 21.8 x 15.2 cm, MOMA) también fueron escogidas-, presentada en el Museum of Modern Art, de Nueva York, del 17 de octubre del 2002 al 6 de enero del 2003, la cual consistió en unos 250 dibujos, de 26 artistas de Europa, Asia y América, divididos en ocho secciones que representaban las distintas tendencias en el dibujo contemporáneo: Arte y Ciencia; Ornamentación; Proyectos arquitectónicos; Arquitectura visionaria; Sistemas metafísicos; Ilustración vernácula; Cómic y animación; y Moda. Al inicio del milenio, el arte figurativo ya estaba totalmente asimilado a la corriente principal del arte contemporáneo; la exposición del MOMA presentó tanto dibujos realizados con una gran técnica -como “Untitled” (2000, lápices de colores sobre papel, Colección privada, Londres), de Graham Little-, como trabajos influenciados por el arte impresionista, como el árbol de estilo islámico “Untitled” (2000, papeles de colores, acuarela, acrílico y lápiz sobre papel, 99.37 x 70.16 cm, Museum of Modern Art, Nueva York, adquirido con fondos donados por The Friends of Contemporary Drawing), de Laura Owens; las figuras estilizadas y románticas -al estilo de las ilustraciones de Norman Rockwell, pero con giro irónico-, de “Autumm Lovers” (1994, acuarela y aguada sobre papel, 30.48 x 20.32 cm, colección Stefan Edlis), de John Currin; y la serie de dibujos sobre papel “Time of my life” (1992-2000, lápices de colores, corrector, bolígrafo, grafito y acrílico sobre 86 hojas de papel, 14.60 x 19 cm, Colección David Teiger), de Yoshitomo Nara, entre las que destaca el dibujo sobre papel cuadriculado de un perro, al estilo manga, con su ojos ovalados y un peinado a lo garçonne, que sostiene un letrero que dice “You Dork”, como si el can que el artista abandonó en su infancia regresara para burlarse (“Tú, idiota”) de su antiguo amo.

Después de la exposición “Drawing now: Eight propositions”, Peyton ejecutó el dibujo a lápices de colores “Marc With a Broken Finger” (2003, lápices de colores sobre papel, 22 x 15 cm), un retrato del famoso diseñador de modas Marc Jacobs, el cual se divide en dos secciones de colores complementarios; en la parte baja prevalecen los tonos fríos, el diseñador, quien aparece sentado, viste una camiseta celeste y azul marino de manga corta y unos blue jeans azul ultramar; y en la parte superior predominan los matices cálidos, los colores pardo y rojo ladrillo de la ventana y las paredes se extienden a los cabellos. El minucioso dibujo del pálido semblante de Jacobs, con la boca de rubí y los ojos claros, se distingue del boceto de la mano con el dedo meñique enyesado, y el índice y el cordial que sostienen un cigarrillo, así como una figura humana, casi imperceptible, que aparece a lo lejos. De una manera sutil, la artista dibuja a Marc estancado en el presente -en la estática, nítida y fría parte inferior-, pero mirando –en la inestable, desdibujada y cálida parte superior-, una herida del pasado, que revuelve su pensamiento, como su cabellera zarandeada por el viento. En esta misma línea está el dibujo “Marc (April)” (2003, lápices de colores, 21.9 x 15.2 cm, MOMA, The Judith Rothschild Foundation Contemporary Drawings Collection Gift), en el cual utiliza un acorde combinado de colores: trazos diagonales de azul celeste, para dibujar los pliegues de la camisa; el sombreado paralelo en terracota de la mitad del rostro, así como unas marcadas ojeras, contrasta con la piel pálida y las facciones finamente dibujadas de la cara, en actitud introspectiva; mientras que las líneas onduladas, café y sepia, de la cabellera, dan la sensación de una mente inquieta, en movimiento; los trazos inclinados en diagonal, de izquierda a derecha, del cuerpo del diseñador de modas, son equilibrados por una puerta, en la parte superior izquierda, dibujada con suaves trazos verticales de color café, y por unas ramitas, en la parte superior derecha, dibujadas en diagonal, de derecha a izquierda, con hojas verdes y pequeñas flores rojas, que reproducen los labios color carmín y los ojos verdes de Marc Jacobs; también habría que notar el detalle del boceto de un retrato, que surge al lado de la cabeza de Marc, como un doble femenino del diseñador. En “Marc” (2003, aguafuerte, MOMA, obsequio de los Young Print Collectors of the Museum of Modern Art), retrato del diseñador sosteniendo sensualmente en sus labios un cigarrillo, la mitad izquierda del rostro oscurecida, por una sombra y la cabellera negra que le tapa un ojo, provoca que el espectador centre su mirada en la parte luminosa, en especial el ojo derecho, minuciosamente dibujado por la artista; mientras que en “Marc” (2004, óleo sobre tabla, 25.4 x 20.3 cm, Colección privada) Peyton no dibuja vistas de paisajes o estancias interiores, sino que pinta un fondo monocromo, para no distraer la atención del espectador de la persona representada, y se centra exclusivamente en el rostro de Jacobs; así el azul celeste de la camiseta y el fondo claro enmarcan el rostro de Marc y atraen la atención a sus labios color carmín.

Para Elizabeth Peyton “todo está en la cara de la gente; sus rostros son la historia, y cambian a su paso. No hay más”[1]. Así lo atestiguan los dibujos de Julian Casablancas, el vocalista del grupo de rock “The Strokes”, “Julian” (2003, pastel sobre papel, 42.5 x 27.9 cm, Colección David Teiger), y del poeta decimonónico Walt Whitman, “Walt” (2003, lápices de colores sobre papel, 21.9 x 15.2 cm, Colección privada), en color azul sobre un papel en tono crema. En el autorretrato “Live to Ride (E. P.)” (2003, óleo sobre tabla, 38.1 x 30.5 cm, Whitney Museum of American Art, Nueva York), con fondo negro, en el que la artista aparece recostada sobre un sofá de madera, con un colchón con dibujos de flores en blanco y negro, Peyton lleva puesta una camiseta roja estampada con el escudo de la marca de motocicletas Harley Davidson, cuyo lema es “Live to Ride”, pero, paradójicamente, su inexpresivo rostro no nos revela hacia dónde conducirá su vida.

(Escrito por Armando Gerardo Santos Uruñuela)


[1] Art Now. Vol. 3. Artículo “Elizabeth Peyton”, de Suzanne Hudson. Editorial Taschen, 2008. Pág. 378.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: